top of page
  • Foto del escritorMujeres Fuertes Costa Rica

No deberías seguir todos los consejos para mantenerte segurx


consejos de autodefensa
Foto: Unsplash

Aunque bien intencionados, no todos los consejos funcionan, y a veces pueden causar más daño.


Autora: Meg Stone, Directora de IMPACT Boston


¿Alguna vez alguien te ha aconsejado, “no camines como una víctima”?


Cuando comencé a enseñar autodefensa hace más de 20 años, me hablaron de un estudio que supuestamente explicaba cómo lxs atacantes eligen a sus víctimas. Hombres en prisión por delitos violentos fueron expuestos a vídeos de personas caminando por una calle concurrida de la ciudad de Nueva York. Posteriormente se les preguntó a quién atacarían, y todos eligieron a las mismas personas.


La persona que me habló de este estudio tenía mucha más experiencia docente que yo, pero no me dio suficiente información para tomar una buena decisión sobre cuán significativa era la investigación. Información como cuántas personas fueron estudiadas, si la investigación estaba desactualizada o cómo se definió el vago concepto de “víctima probable”.


Gran parte de lo que sabemos sobre la violencia y la seguridad es complicado y matizado, pero muchos consejos de seguridad no lo son. 


Muchos de nuestros estudiantes han recibido consejos que son simplistas hasta el punto de no ser útiles: no salgas solx por la noche, no leas un mapa en la calle, no aparques junto a una furgoneta. Algunas de estas estrategias tienen sentido en circunstancias específicas, pero como reglas generales, es más probable que aviven el miedo, el racismo y el estigma que ayudarnos a discernir si estamos en riesgo. Además, la mayoría de nuestros estudiantes forman parte de comunidades en las que es mucho más probable que alguien que conocen les haga daño, por lo que los consejos de seguridad que sólo son relevantes para extraños pueden resultar inútiles. O peor aún, puede desviar su atención de situaciones que son realmente inseguras.


Hace unas semanas, finalmente encontré este estudio, que ha inspirado décadas de declaraciones demasiado simplificadas sobre por qué no deberíamos “caminar como víctimas,” incluidas algunas publicaciones de blogs relativamente recientes. Se llama "Atraer agresiones: señales no verbales de las víctimas". Fue realizado por la profesora de comunicaciones Betty Grayson y el psicólogo Morris I. Stein y se publicó en 1981, por lo que tiene más de 40 años.


En la primera parte del estudio, Grayson y Stein pidieron a 12 hombres que estaban en prisión por agresiones contra extraños que vieran videos de personas caminando en una zona de la ciudad de Nueva York que se consideraba de alta criminalidad. Estos 12 hombres vieron los videos y calificaron a las personas según lo fácil que sería agredirlas. Luego, los investigadores convirtieron las opiniones de los hombres sobre estos peatones en una escala de 10 puntos. Luego pidieron a otros 53 hombres encarcelados que calificaran a los caminantes según esa escala. Vale la pena señalar que el 87% de los hombres en el estudio eran negros en un momento en que, según el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, sólo el 41% de la población carcelaria de Estados Unidos era negra.


Este segundo grupo de 53 hombres encarcelados utilizó la escala de 10 puntos para calificar a los peatones en términos de cuán fácil o difícil sería atacarlos. Luego, los videos se dividieron en dos grupos: los que obtuvieron la calificación más alta de más de la mitad de los participantes se colocaron en un grupo (“víctimas”) y los que obtuvieron calificaciones más bajas se colocaron en el otro (“no víctimas”). A partir de ahí, Grayson y Stein contrataron a algunas personas expertas en analizar los movimientos corporales para identificar diferencias en los estilos de caminar de las "víctimas" y los "no víctimas". Basándose en el análisis del movimiento, Grayson y Stein hicieron observaciones sobre los tipos de caminatas que hacían que las personas parecieran más vulnerables.


Vale la pena señalar que el grupo de 53 hombres encarcelados no fue uniforme en la forma en que calificaron a los peatones grabados en video. El rango de acuerdo fue de 27 (aproximadamente la mitad) a 36 de 53. En segundo lugar, la característica común entre las personas que obtuvieron la calificación más alta en la escala de “víctima probable” fue que eran mujeres mayores. En el grupo de “víctimas” se incluyó el doble de mujeres mayores que de cualquier otra edad o incluso de otro género. Luego, una vez asignados los grupos, los hombres mayores obtuvieron la puntuación más alta en la escala de víctima fácil. La realidad de que las posibilidades de que las personas sufran violencia tienen más que ver con sus características demográficas que con cualquier otra cosa no es nueva. Pero es revelador que este fuera el resultado de un estudio que buscaba demostrar que el comportamiento individual de las personas atrae la delincuencia.


Los expertos en mecánica corporal identificaron 21 categorías de movimiento, pero sólo 5 tenían diferencias estadísticamente significativas entre las personas previamente clasificadas como víctimas y no víctimas. E incluso cuando las pruebas estadísticas encontraron diferencias significativas, los movimientos de los peatones en los dos grupos no fueron uniformes. Un ejemplo es la longitud de la zancada de las personas. Todos los clasificados como "no víctimas" tenían un paso medio, lo que significa que los pasos que daban no eran ni demasiado pequeños ni demasiado grandes para su altura. Pero la mitad del grupo clasificado como “víctimas” también tuvo avances medianos. “Entre las 14 víctimas”, escribieron Grayson y Stein, “8 tenían zancadas medianas y 6 tenían zancadas largas. Entre los no víctimas, 15 tenían zancadas medias y uno tenía una zancada combinada que no era clasificable”.


Otras diferencias en el movimiento incluyeron cómo las personas cambiaban su peso, si balanceaban los brazos al caminar y si balanceaban o levantaban los pies. Si bien las pruebas estadísticas mostraron diferencias en todas estas áreas, aproximadamente la mitad de las personas clasificadas como “víctimas” se movieron de la misma manera que las personas clasificadas como “no víctimas”.


¿Qué quiero sacar de este estudio? En primer lugar, no hay nada malo en caminar con un propósito o moverse por el mundo de una manera que proyecte confianza. Moverse de una manera que nos haga sentir tranquilos, enraizados, y poderosos puede ser beneficioso. Hay áreas de educación del movimiento y terapia de danza que estudian la forma en que las personas se mueven de manera significativa y muchas personas han descubierto que diferentes tipos de entrenamiento del movimiento les ayudan a recuperarse del trauma.


Pero dejarse llevar por la longitud de nuestra zancada o por cómo balanceamos los brazos puede generar un estrés innecesario. O peor aún, puede llevar a culpar a la víctima.


Nadie merece ser agredido por muy largas o cortas que sean sus zancadas o cómo mueven los brazos. Poner demasiado énfasis en este tipo de detalles puede desviarnos de nuestro trabajo real: analizar las condiciones que hacen posible la violencia y el abuso y cambiar esas condiciones, tanto en el momento como en el largo plazo.


El primer día de algunas de nuestras clases para adolescentes, les pedimos a los estudiantes que nos cuenten los mensajes de seguridad que han escuchado y si esos mensajes los hacen sentir más o menos poderosos. Con demasiada frecuencia nos hablan de mensajes que les hacen sentir más temerosos y que les dirigen a hacer sus vidas más pequeñas. El último día, preguntamos a los estudiantes qué mensajes de seguridad les darían a los demás. 


Si hemos hecho nuestro trabajo, la lista que los estudiantes hagan el último día será un marcado contraste con la del primero: se trata de vivir vidas más grandes y audaces, hablar y tomar decisiones que funcionen para ellos.


 

Publicado originalmente en el blog de IMPACT Boston el 30 de abril de 2024.

12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page